La Convención sobre los Derechos del Niño fue aprobada el 20 de noviembre de 1989 por Naciones Unidas y busca promover en el mundo los derechos de los niños y niñas, cambiando definitivamente la concepción de la infancia. Chile ratificó este convenio internacional el 14 de agosto de 1990, el que se rige por cuatro principios fundamentales: la no discriminamación, el interés superior del niño, su supervivencia, desarrollo y protección, así como su participación en decisiones que les afecten

Con esto niños y niñas tienen derecho a:

A la identidad y la familia:

  • La vida, el desarrollo, la participación y la protección.

  • Tener un nombre y una nacionalidad.

  • Saber quiénes son sus papás y a no ser separados de ellos.

  • Que el Estado garantice a sus padres la posibilidad de cumplir con sus deberes y derechos.

  • Crecer sanos física, mental y espiritualmente.

  • Que se respete su vida privada.

A expresarse libremente y el acceso a la información:

  • Tener su propia cultura, idioma y religión.

  • Pedir y difundir la información necesaria que promueva su bienestar y desarrollo como personas.

  • Que sus intereses sean lo primero a tener en cuenta en cada tema que les afecte, tanto en la escuela, como en los hospitales, ante los jueces, diputados, senadores u otras autoridades.

  • Expresarse libremente, a ser escuchados y a que su opinión sea tomada en cuenta.

A la protección contra el abuso y la discriminación:

  • No ser discriminados por el solo hecho de ser diferentes a los demás.

  • Tener a quien recurrir en caso de que los maltraten o les hagan daño.

  • Que no se les obligue a realizar trabajos peligrosos ni actividades que afecten o entorpezcan su salud, educación y desarrollo.

  • Que nadie haga con su cuerpo cosas que no quieren.

A la educación:

  • Aprender todo aquello que desarrolle al máximo su personalidad y capacidades intelectuales, físicas y sociales.

  • Recibir educación. La enseñanza primaria debería ser gratuita y obligatoria para todos los niños. Todos los niños deberían tener acceso a la enseñanza secundaria.

A una vida segura y sana:

  • Tener una vida digna y plena, más aún si se tiene una discapacidad física o mental.

  • Descansar, jugar y practicar deportes.

  • Vivir en un medio ambiente sano y limpio y a disfrutar del contacto con la naturaleza.

  • Participar activamente en la vida cultural de su comunidad, a través de la música, la pintura, el teatro, el cine o cualquier medio de expresión.

  • Reunirse con amigos para pensar proyectos juntos o intercambiar ideas.

Los niños impedidos a la atención especial:

  • Los niños impedidos tienen derecho a los servicios de rehabilitación, y a la educación y capacitación que los ayuden a disfrutar de una vida plena y decorosa.

  • El derecho de un trato especial en caso de privación de la libertad

© CONIN Chile
 

Llámanos: 22 481 05 53   /   conin@conin.cl   / Casa Central Av. Pedro de Valdivia 1880, Providencia, Santiago

  • w-facebook
  • Twitter Clean